NUMERO 5. Inteligencia Artificial. Entrevista a Gabriel Esquivel por Alfonso Arias.


18 Oct

Alfonso: 

Gabriel, debido a que nuestro número actual de AGENCIA está dedicado a la inteligencia artificial, y tu llevas algún tiempo trabajando en esto, pensé que era importante hablar contigo sobre cuál es tu punto de vista, así como tu experiencia sobre este tema. ¿Por qué te interesaste por la Inteligencia Artificial? 

Gabriel:

He estado investigando y enseñando fabricación digital durante más de una década, probando diferentes materiales, métodos, experimentando con robots y algunas otras cosas. Estaba buscando algo diferente que hacer y de repente la oportunidad de trabajar con IA estaba ahí. Me encontraba trabajando en un proyecto de investigación con un grupo de colegas sobre la idea de lo que significa la "Inteligencia Arquitectónica" pero enfocada en la figura de Serlio. Este proyecto fue el punto de partida para empezar a trabajar con IA. A razón de esto, he creado un nuevo despacho, llamado (BE)² para enfocarnos a este tema con un gran colaborador, Shane Bugni, el cual ha sido una parte esencial para que esta investigación se lleve a cabo. (foto) https://aiarchitects.org/portfolio/esquivel_bugni/ 

Lo siguiente que hice fue crear un laboratorio de investigación avanzada dentro del departamento de Arquitectura.   El propósito de este tipo de laboratorio de investigación era centrarse en el potencial transformador de la robótica, IA y la automatización en arquitectura. El propósito era abrir la discusión sobre las múltiples formas de ver la problemática de los robots, Realidad Aumentado, Realidad Virtual, e Inteligencia Artificial en arquitectura. No solo como un conjunto de herramientas para optimizar procesos y prácticas específicas, sino más bien para enfatizar la capacidad de la arquitectura para servir como un marcador cultural, desafiando la idea de las que metodologías computacionales son solo herramientas de conveniencia y eficiencia, sino que deben ser vistas como medios desde los cuales los arquitectos diseñan. 

Alfonso:

En AGENCIA hemos hablado de todo tipo de problemas en lo que respecta al estudio de arquitectura y su pedagogía. ¿Has desarrollado una aplicación de IA para el Taller de proyectos? 

Gabriel:

Bueno, realmente no hemos trabajado en una aplicación para un estudio de arquitectura en sí, esta es la razón por la que creé el laboratorio de investigación avanzada. Necesitábamos empezar a trabajar investigando primero la idea de lo que es la inteligencia arquitectónica. La exploración como decía antes fue en torno del arquitecto renacentista Serlio y su tratado. Estábamos considerando las imágenes de sus libros para crear varios conjuntos de datos (data set) sobre inteligencia arquitectónica. Después de haber estado trabajando en esto por un tiempo, comenzamos a pensar en la importancia de usar la inteligencia artificial como una forma de apoyo al taller de proyectos. En otras palabras, no está destinado a sustituir al arquitecto. Los métodos tradicionales en el taller de proyectos ya sean analógicos o digitales, siguen siendo válidos, pero la IA podría ampliar las posibilidades de desarrollo dentro del taller, esto podría ser en términos de rendimiento, simulación o creación de formas. Nuestro principal enfoque de investigación en IA ha sido sobre la forma específicamente de la traducción entre 2D y 3D utilizando un flujo de trabajo (workflow) con redes neuronales, así como softwares paramétricos y de modelado. 

Alfonso:

Sé que esta es una pregunta muy típica, pero para ti, ¿qué es la inteligencia artificial? 

Gabriel:

Creo que no hay una definición particular aceptada por todos los expertos de lo que es la inteligencia artificial.  Primero, porque es una ciencia relativamente nueva, en constante cambio, y es una ciencia experimental. Y segundo, porque ni siquiera podemos definir exactamente qué es la inteligencia humana.  Yo diría que básicamente, la IA es la búsqueda de imitar la inteligencia humana por medio de un robot o un programa. Pero este es un concepto muy vago porque hay muchas ramificaciones dentro de la IA. En 2009 Stuart Russell y Peter Norvig diferenciaron cuatro tipos de IA, sistemas que piensan como humanos, como redes neuronales. Sistemas que actúan como humanos, como robots. Sistemas que utilizan lógica racional, como sistemas expertos, y sistemas que actúan racionalmente, como los agentes inteligentes. 

La IA es capaz de procesar grandes volúmenes de datos, reconocer patrones y tomar decisiones a una escala más allá de las capacidades humanas. Por supuesto, hay mucha discusión al respecto en conferencias, en los medios de comunicación, círculos académicos, en el mundo corporativo, así como en el gobierno. Pero estas discusiones se centran en un punto de vista y aplicación de alto nivel, como el de la fuerza laboral y los sistemas de gobierno. A medida que los ejecutivos, los políticos y los académicos discuten las amplias implicaciones de la IA y los robots en el lugar de trabajo por ejemplo, pero se presta poca atención a los detalles, a las personas individuales y lo que les puede afectar. Pero el verdadero auge de la inteligencia artificial, a nivel práctico, creo que ocurrió cuando comenzaron a aparecer computadoras con mayor poder de procesamiento, a su vez eran más económicas y capaces de experimentar con la IA a nivel global y cotidiano. Hay muchos tipos de IA, algunos de ellos todavía están en etapas experimentales. Ejemplos de tipos de IA son los utilizados en informática, teléfonos móviles, servicios de Internet y otras áreas cercanas a los usuarios comunes.  Conceptos como “machine learning”, las redes neuronales y otras tecnologías que a menudo escuchamos hablar de ellas, pero que realmente no sabemos cómo funcionan. 

Alfonso:

¿Uno de los problemas que preocupan a la mayoría de los arquitectos es si  la IA va a sustituir al arquitecto? 

Gabriel:

No lo creo, creo que hay un largo camino por recorrer antes de que eso realmente suceda. Creo que es un mito entre diferentes personas y diferentes ideologías. Estamos al comienzo de la exploración de la IA en términos de arquitectura. Creo que una sustitución completa del arquitecto es muy difícil. Si nosotros como arquitectos empezamos a trabajar con la IA ahora y empezamos a experimentarla y desmitificarla. Aprender cómo puede ayudarnos para que estemos preparados para el futuro, ganando agencia a través de esta tecnología en particular.  Creo que como arquitectos ya usamos inteligencia artificial, pero lo que sucede es que muchas veces no estamos conscientes de esto. 

En general, hay una gran expectación sobre las cosas increíbles que la IA, los robots y otras formas de automatización pueden hacer. A medida que avanza la tecnología, la IA y los robots están pasando de la curiosidad y el entretenimiento a convertirse en herramientas prácticas capaces de operar, analizar y crear.  Hemos visto a los robots y a la automatización sustituir a trabajadores en plantas de manufactura y algunos trabajos de oficina como secretarias y operadores telefónicos. Pero hoy en día estamos viendo que la IA avanza en el procesamiento de reclamos de clientes, análisis, ventas, marketing entre varias más, donde es claro que se necesitan niveles más altos de educación y habilidades para este campo en particular.   Por lo tanto, creo que es natural implementar más aspectos de la inteligencia artificial en las escuelas de arquitectura, en la práctica como extensiones de esta disciplina. 

Como sugiere Matías Del Campo, necesitamos generar conversaciones sobre la naturaleza de la IA y su posible impacto. El término IA es bastante general y se utiliza para describir enfoques diferentes. Matías Del Campo también sugiere que esto abre preguntas sobre la naturaleza de la creatividad, los métodos para evaluarla, así como la naturaleza de la creatividad en general. Estas son preguntas que debemos abordar, porque existe una enorme cantidad de miedo a perder la agencia humana en el diseño. En la mayoría de los casos, un miedo que no se basa en hechos, y tenemos que hablar sobre esto. La idea de que la IA puede generar creativamente una sensibilidad, pero también desde un punto de vista profundamente ético. 

Alfonso:

Después de escuchar las opiniones de algunas de las personas que han contribuido a la revista AGENCIA, ¿Cuáles crees que son las posibilidades de implementar este tipo de tecnología dentro de la academia mexicana? 

Gabriel:

Tanto tu como yo sabemos que existen muchos problemas sobre tecnología digital y la academia en México, hemos estado discutiendo acerca de esto en varios números de la revista. La mayoría de las personas a las que nos hemos hecho esta pregunta, particularmente aquellas que trabajan directamente con tecnología digital, la mayoría de ellas ven el futuro bastante difícil. Sin embargo, quiero pensar que existe un futuro prometedor. Esta semana estuve viendo una mesa redonda sobre inteligencia artificial en Facebook Live desde el Colegio Nacional en México que como sabemos es una de las instituciones académicas de más alto nivel en el país. El tema fue específicamente sobre "Cómo transformar la información en conocimiento", utilizando IA. Este evento contó con académicos mexicanos verdaderamente notables como Carlos Gershenson y Saiph Savage hablando sobre diferentes aplicaciones más enfocados al lugar de trabajo, la investigación gubernamental y en la investigación académica. Estos expertos han estudiado y trabajan binacionalmente en México y Estados Unidos, investigan y enseñan en ambos países, por lo tanto, creo que hay un enorme interés en este campo en particular, el cual seguirá desarrollándose. Ahora en términos de arquitectura, tal vez es un poco más difícil, porque siempre hay, como dijimos antes, una resistencia dentro de la comunidad académica de arquitectura para la exploración de estos temas particulares de tecnología y cómo podrían afectar los planes de estudios de arquitectura. 

La educación arquitectónica en la mayoría de los países latinoamericanos se construye principalmente desde el taller de proyectos, esta modalidad educativa donde el docente guía a los alumnos mediante algún tipo de proceso de diseño. Sin embargo, casi nunca vemos en el típico taller de proyectos una propuesta metodológica innovadora o experimental, mucho menos especulativa. En la entrevista que brindó a AGENCIA, Rodrigo Shiordia, director de la maestría en Fabricación Digital de la Universidad Anáhuac en México, señala en su artículo sobre esta modalidad educativa donde el docente guía un proceso de diseño. Por lo tanto, las posibilidades de introducir la IA como parte de este taller son limitadas. A su vez creo que esta investigación en particular comenzará en la instituciones académicas con un plan de estudios de arquitectura  que incluye programas de maestría y doctorado.   

Alfonso:

¿Crees que es a través de la investigación la forma de comenzar con la implementación de la IA? 

Gabriel:

Cuando las personas piensan en arquitectura y arquitectos, a menudo piensan en arquitectos que construyen edificios, y eso es básicamente lo único que hacen los arquitectos. Pero sabemos que los arquitectos también están buscando elementos que puedan ser complementarios a la producción de edificios. Por ejemplo, podrían estar investigando temas relacionados con la historia de la arquitectura, la tecnología, el rendimiento, IA, así como el impacto de la arquitectura en la sociedad, que podría ser de tipo económico, social, político. La investigación en arquitectura implica desarrollar conocimiento o experiencia en un área en particular. No se trata simplemente de implementar nuevas tecnologías, lo cual es importante, pero puede resultar poco efectivo el ver a la investigación en estos términos limitados, a veces la línea entre estas actividades y la investigación estratégica es borrosa. Mi interés en la tecnología está en combinación con otros aspectos de la disciplina, personalmente la combinación de teoría y tecnología es muy importante. Es por eso que hace 10 años desarrollé el T4T Lab basado en este principio. https://www.t4tlab.com/ 

La investigación no se trata simplemente de averiguar sobre nuevos materiales, o el último software técnico para un proyecto y luego archivar la información para su posterior referencia. Siempre impulsaré una línea de investigación que esté alineada con estrategias actuales o con la intención de desarrollar nuevas áreas de especialización. 

Traer profesionales en ejercicio al ámbito de la investigación académica es importante. La investigación y el desarrollo son fundamentales para cualquier relación, compromiso o vínculo entre el mundo académico de la arquitectura, los profesionales y las empresas emergentes. Hay dos dificultades importantes que se deben de tomar en cuenta. La primera es que los académicos en México deben considerar un par de cosas:  su tiempo a menudo está saturado por compromisos de enseñanza y una burocracia excesivamente regulada, pero también gran parte de los docentes en arquitectura enseñan y practican, esto deja muy poco tiempo para la investigación. Lo segundo necesitamos entender la dinámica de la práctica y los protocolos de negocio. Pero, atraer profesionales al ámbito de nuestra investigación puede ser verdaderamente benéfico para integrar estos mundos y comenzar a disolver esta dialéctica tan problemática entre la academia y la práctica que parece que nunca desaparecerá. 

Alfonso:

¿Cómo ves el potencial de la IA en el taller de proyectos? 

Gabriel:

Creo que la IA es algo que ha llegado para quedarse, y va a cambiar muchas cosas. No sabemos exactamente cómo. Hay mucha gente que sabemos han estado trabajando en este tema durante mucho tiempo. Soy un poco nuevo en esto, he estado haciendo esto durante dos años. Durante este tiempo, hemos podido descubrir y explorar diferentes ideas. Muchas de estas cosas son potencialmente útiles en la comprensión de la arquitectura no sólo en términos de diseño y creación de formas, sino en cuestiones performativas, problemas de comportamiento, así como todo tipo de simulaciones que ya están siendo utilizadas por arquitectos mexicanos como los que aparecen en nuestro número actual. Tal vez pueda comenzar con la IA en la planificación de temas urbanos como lo indica Juan Ponce Briseño en lo que respecta a su campo de interés. O en el trabajo de Laura Spinadel sobre un campus virtual. 

En arquitectura hay mucho que explorar en términos de la imagen y la representación utilizando elementos como “style Gans”, así como el potencial de crear un nuevo lenguaje para la arquitectura y por extensión el desarrollo de un régimen estético del siglo 21 que proviene de estas exploraciones. Este es uno de los proyectos en los que estoy trabajando actualmente. La conexión del graffiti, el lenguaje (semiótica) y la arquitectura, concretamente en el estudio de la fachada y la superficie arquitectónica. De manera que creo que hay muchas cosas que pueden suceder en términos de usos prácticos de la IA en el despacho del arquitecto.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.